POR FIN … por Valeria


Rodeé su glande con mis labios y succioné saboreando la puntita, lubricando su pene para introducirlo un poco más en mi boca, desesperada por tenerlo, después de toda una mañana de pecaminosos pensamientos rondando mi cabeza, dificultándome la jornada laboral. Mi chico me miraba extasiado, sentado cómodamente en el sofá, disfrutando los mimos, sin extrañarle que me avalanzara sobre él nada más abrirse la puerta, sin preguntarse la causa de mi deseo ni la impaciencia de mi boca.

por fin 1

Después de un rato subiendo y bajando, lamiendo su miembro, chupando, succionando y babándome de gusto, me incorporé y me desnudé. Poco a poco. No demasiado lento, pero tampoco con prisa. Sin hacer ningún baile, sin sonreír, sin dejar de mirarlo, intimidando su mirada. Una tras otra mis prendas cayeron fulminadas, víctimas del deseo, de la pasión en estado puro. Observó mi cuerpo ya desnudo esperando el próximo movimiento, hipnotizado por el reflejo de la luz de la ventana sobre mis pechos, atraído por el brillo de mis labios mojados, sediento por catarlos, aguantando el tipo, haciéndose el fuerte. Me acerqué con decisión, rozando mi rodilla contra la suya justo antes de apoyarla en el sofá y colocarme sobre él, casi montándolo, con una idea fija, con un deseo en concreto. Sus manos fueron directas a mis pechos, rozando los pezones con los pulgares, acariciando la sensible piel con delicadeza a la vez que mis caderas bajaban, acercando mi clítoris hasta su pene, echado sobre su vello púbico. Se me hizo la boca agua cuando lo abracé. Rodeado por mis labios como en mis pensamientos, cubriéndose de mi flujo con rapidez mientras mi suave contoneo lo envolvía. Ahh… Con las manos lo manejé como quise, irguiéndolo para masturbarme con la puntita, haciendo justo la presión que me gustaba, agitando la muñeca para darle placer a él también.

por fin 2
El especial masaje duró todo lo que quise, esclavos el uno del otro, entregándonos al placer, disfrutando de nuestros cuerpos, ignorando el tiempo, ruborizados, cantando nuestros jadeos, gimiendo los ligeros toques que poco a poco se transformaron en orgasmos que fluyeron a borbotones, inundándonos el uno al otro, cayendo presas de la pasión y haciendo realidad los deseos.

Si quieres leer más relatos de esta autora, que nos encanta, puedes visitar su blog : http://loslabiosdevaleria.com/

Hazte fan de su página en Facebook : https://www.facebook.com/loslabiosdevaleria

o síguela en twitter : @LabiosValeria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s